Cómo ahorrar en la factura de la luz con bombillas led

Afronta la cuesta de enero pasándote al led

Ya estamos en este punto. La temida cuesta de enero ha llegado y, tras los excesos navideños, toca apretarse el cinturón. Hemos quitado los adornos, el árbol, las luces navideñas… y de pronto, llega Filomena para cubrirnos de nieve. Ahorrar en calefacción no va a ser una opción este invierno. Sin embargo, con la iluminación adecuada, aún podemos conseguir ahorrar bastante en la factura de la luz.

Además de hacer un uso responsable de nuestros recursos energéticos y cerciorarte de que tu tarifa eléctrica es la adecuada, lo mejor que podemos hacer es dar el paso al LED, si no lo hemos hecho ya. Las bombillas LED son la opción más eficiente a la hora de producir luz. La tecnología LED es capaz de ahorrar hasta un 80% de energía con respecto a las bombillas incandescentes y hasta un 40% si las comparamos con las de bajo consumo.

Además, en los últimos años, el LED ha bajado mucho de precio, al tiempo que incrementaba su eficiencia por lo que no puede haber mejor momento para decidirse a sustituir la iluminación tradicional de nuestro hogar o negocio por lámparas LED.

Trucos para elegir bombillas LED y ahorrar energía

Entonces, ¿tiene sentido cambiar a la vez todas las bombillas de casa por bombillas LED? Sí, pero quizá hay maneras más efectivas que hacer un cambio masivo en casa. Un cambio paulatino puede ser más efectivo, y para eso te traemos los siguientes consejos para saber cómo y cuándo hacer el cambio a bombillas LED.

  1. Dale prioridad a esas lámparas que uses más a menudo o durante más tiempo; ahí es donde notarás un mayor cambio en la factura de la luz. Y serán las primeras que deberás cambiar.

 

  1. Dentro de las bombillas LED, elige aquellas más eficientes. Fíjate en la etiqueta energética. La eficiencia (Lm/W) es la relación que existe entre la cantidad de luz (Lm) y su consumo (W). Cuanto más eficiente es una bombilla, mayor es el ahorro con la misma cantidad de luz (Lm). En el embalaje debe venir indicado tanto la potencia como los lúmenes que emite la bombilla. Para facilitar a los consumidores la elección de una bombilla en cuanto a eficiencia se refiere, la Unión Europea obliga a los fabricantes a añadir en el embalaje la famosa etiqueta energética. En el caso de las bombillas, hay 7 niveles o clases energéticas, siendo la más eficiente la clase A++ y la de menor nivel la  Las bombillas LED suelen situarse entre la A y la A++.

 

  1. Vida útil. En la caja de la bombilla también debe venir indicado tanto la vida en horas del producto como sus ciclos de conmutación, que no es otra cosa que el número de encendidos y apagados que soporta la bombilla. Las bombillas LED se caracterizan por tener una mayor durabilidad que las lámparas de bajo consumo, y suelen estar entre las 15000h y las 50000h. Cuanto mayor sea la vida del producto, más tiempo pasará hasta que tengas que volver a cambiar la bombilla por lo que es un dato muy a tener en cuenta.

 

  1. Otro concepto importante es el ángulo de apertura que proporciona cada bombilla LED. Las bombillas direccionales son aquellas que concentran la cantidad de luz en un ángulo de apertura de menos de 90º. Una bombilla direccional con los mismos lúmenes que una no direccional proporcionará más cantidad de luz en un determinado punto. Esto no significa que sea mejor elegir una bombilla direccional que una no direccional. Todo dependerá del uso que le vayas a dar a la lámpara. Por ejemplo, si queremos una bombilla para una lámpara de lectura, siempre será mejor elegir una bombilla direccional; sin embargo, si lo que queremos es iluminar toda una estancia de manera uniforme, elegiremos mejor una lámpara no direccional, con un ángulo de apertura mayor.

 

Hay muchas más variables determinantes para elegir una bombilla led, como son la temperatura de color, la calidad de la luz, la conectividad. Pero en este artículo nos hemos querido centrar tan solo que aquellas que son determinantes para el ahorro de energía.

En futuros artículos os contaremos más sobre estas otras variables y cómo influyen a la hora de elegir la iluminación adecuada para cada estancia.