Ventajas de contar con un sensor de movimiento para la luz de tu escalera

El sensor de movimiento para la luz de la escalera es una de las mejores inversiones que podemos hacer, tanto si se trata para una escalera de una casa como para una escalera de un portal en una comunidad de vecinos.

Además, colocar un sensor de movimiento en la escalera, o varios, es algo muy económico al alcance de cualquiera.

Cuáles son las ventajas de tener un sensor de movimiento para la luz de la escalera

Las luces de escalera con sensor nos aportan una serie de ventajas que hacen que instalarlas sea una buena idea, tanto si el sensor está en las propias luces como si se pone una luz automática para escaleras con un sensor aparte.

Ahorro de energía

La luz LED de escalera con sensor de movimiento ayuda al ahorro de energía en los domicilios (las luces de las comunidades de vecinos se apagan solas) pues con este tipo de sensores no volveremos a olvidarnos de darle a la llave, dejando la luz del pasillo encendida durante horas.

Ganamos en seguridad

Instalar un circuito con sensor de movimiento para la luz hace que ganemos en seguridad. Por pereza, o si llevamos las manos ocupadas, hay veces en las que no accionamos el interruptor cuando está oscuro, lo que convierte a las escaleras en una trampa.

Un traspié puede acabar con nosotros en el hospital, algo que evitamos con un simple sensor de movimiento o con unas bombillas que ya lo incorporen.

Comodidad

¿Cuántas veces hemos llegado a la escalera con poca luz y las manos ocupadas por bolsas? Dar la luz en ese momento es complicado si no dejamos toda la compra en el suelo, así que subimos o bajamos en penumbra.

El encendido de luces con un sensor de movimiento nos aporta mucha comodidad, pues conforme pasamos, y sin dejar la compra, las luces se encienden y podemos subir y bajar los escalones con toda la luz necesaria.

Consejos para instalar el sensor de movimiento en una escalera

Hay varios tipos de sensores de movimiento, por lo que para instalarlos siempre hay que leer las instrucciones que nos da el fabricante, que es donde se nos explica cómo ponerlos para que funcionen bien y sin fallos.

Debemos elegir la altura adecuada

El consejo más importante a la hora de colocar el sensor de luz para las escaleras sea del tipo que sea, es ponerlo a la altura adecuada para que detecte a las personas justo a tiempo

Por ejemplo, si se coloca en una pared y se hace por debajo de lo que recomienda el fabricante, las luces no se encenderán hasta que las personas estén encima del sensor, y si lo ponemos demasiado alto unas veces detectará que está pasando alguien y otras no.

No hay que apuntarlo hacia lámparas

El sensor se pone para que apague y encienda las luces, no para que las tenga encendidas todo el día.

Si lo apuntamos hacia lámparas o incluso a lugares en los que refleja la luz o el calor (como un cristal) pasará el día encendiendo y apagando las luces, haciendo inútil su instalación.

Colocar un sensor de movimiento para la luz de la escalera es una mejora que podemos hacer en casa o en nuestra comunidad. Si se trata de una casa y una o dos luces, ni siquiera hay que instalar nada, puesto que ya podemos comprar luces LED que llevan estos sensores incorporados, aunque también podemos poner los sensores si nos apetece.